Cervantes y El Quijote.


Miguel de Cervantes nació en Alcalá, España, en 1547, no se sabe exactamente el día, pero se sabe que fue a finales de septiembre o principios de octubre, ya que fue bautizado el 9 de octubre. Él pudo haber nacido el 29 de septiembre, día de San Miguel y de ahí haber recibido su nombre.

Miguel fue uno de los menores de su casa, el sexto de siete hermanos y su familia tuvo muchos problemas económicos. 

   El padre movía con frecuencia a la familia de un lugar a otro tratando de conseguir mejores ingresos.

   A los 8 años entró al colegio de los jesuitas, en aquella época la mayoría de los niños no iban a la escuela, pero su padre quería que sus hijos tuvieran una mejor educación. Sus hermanas también sabían leer, cosa que era muy extraña en ésa época.

   A los 16 años todavía iba a la escuela y le gustaba muchísimo leer y asistir a
representaciones de teatro.

  No se sabe si Miguel fue a la universidad, pero su formación demuestra que fue un hombre muy culto. A los 22 años decidió hacerse soldado. España estaba luchando contra los árabes y en la gran batalla de Lepanto, donde obtuvieron la victoria, Miguel recibió varias heridas, una de ellas en su mano izquierda, por lo que desde ésa época lo llamaron el “manco de Lepanto”.

   Ya en ese momento había comenzado a escribir algunos poemas y tras la
batalla recibió unas cartas que certificaban su valiente actuación, él esperaba
poder tener una vida mejor.

   De regreso a casa, su barco se extravió en una tormenta, fueron atacados por un barco, y Miguel y su hermano Rodrigo cayeron prisioneros y fueron hechos esclavos. Trataron  muchas veces de escaparse y no lo consiguieron, su familia reunió dinero para el rescate y finalmente tras 5 años de esclavitud pudieron volver a España.

  En ese momento quiso embarcarse hacia América pero no lo logró. A los 33 años se casó con una joven llamada Catalina y más o menos en ésa misma época terminó de escribir su primera obra importante “La Galatea”, la cual tuvo muy buena acogida y por ella recibió algún dinero, pero en general su situación económica no mejoró. Sus obras todavía no eran muy populares y la mayor parte de lo que escribió en esos años se perdió para siempre.

   Realizó muchos trabajos y en ninguno tuvo suerte. Sus finanzas eran cada día más difíciles y se cree que para ése momento ya estaba escribiendo la primera parte de su obra más importante: “El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha” la que fue publicada en 1605, cuando Miguel tenía 58 años. Diez años después terminó la segunda parte y para ése momento ya habían traducciones en Inglés y en Francés de la primera parte.

  Escribió muchísimo durante sus últimos años, pero nunca tuvo el suficiente dinero para vivir cómodamente. Aunque ya en esa época se reconocía se ingenio, no se alcanzó a vislumbrar el impacto que tendría su obra como un nuevo estilo literario.

  Murió a los 79 años y contrario a su principal personaje, Don Quijote, Miguel nunca pudo escapar de su destino de hidalgo y soldado pobre.


El 2015 celebramos el IV centenario de la publicación de la II parte.

   En 1615, Cervantes utiliza el mismo editor y la misma imprenta de la Primera Parte,  y aparece la Segunda como el Ingenioso "Cavallero" don Quijote de la Mancha. Ese es el título, ahora ya no es «Hidalgo», es «Cavallero».

   Podemos empezar leyendo la Segunda parte, es muy bonita y está llena de aventuras que suceden en caminos y, según la mayor parte de los cervantistas, muy superior a la Primera, sobre todo en la composición novelística. 

  Son setenta y dos capítulos con un don Quijote triste y desengañado, pero que ganará batallas, se proclamará vencedor Caballero de los Leones, dará toda una lección a los Duques aragoneses, en cuya casa pasa algún tiempo por ellos invitado, llegará a Barcelona y sucumbirá ante el Caballero de la blanca Luna. Y al fin regresará a su pueblo con juicio y pleno de cordura, ya como Alonso Quijano, el Bueno.

  El Quijote es libro para leer muchas veces. Es un libro con un magnetismo especial,  una ironía desbordante, un conocimiento de la realidad que trasciende el momento y el espacio en los que transcurre la peripecia.

Enlaces y vídeos que os pueden interesar:

Para los más pequeños: 



Para los más grandes














No hay comentarios:

Publicar un comentario